Slider

    Humanizando la Justicia pide a los ciudadanos que quieran reclamar ante la gestión del Covid-19 que excluyan a los sanitarios

    La asociación Humanizando la Justicia ha pedido a los ciudadanos que hayan sufrido algún perjuicio durante esta pandemia y quieran reclamar ante la supuesta mala gestión ante la crisis del Covid-19 que valoren la posibilidad de excluir expresamente de sus reclamaciones a los profesionales sanitarios.

     

    Según la asociación esta exclusión no perjudica la viabilidad de la reclamación contra los responsables del hipotético perjuicio causado en su caso.

     

    La petición de dicha exclusión es para evitar que los sanitarios como personas físicas tengan que soportar toda la tramitación de un proceso que solo se justificaría en los supuestos de conductas dolosas o negligentes.

    Así lo defiende esta asociación en un manifiesto en defensa del personal sanitario que ha estado y está trabajando contra la pandemia de coronavirus.

    Con motivo de esta demanda, varios expertos participaron ayer en un encuentro ‘online’, organizado por Humanizando la Justicia, bajo el título: ‘Un aplauso jurídico en favor del personal sanitario’.

    En él intervinieron Alberto Palomar, magistrado en excedencia, profesor de la Universidad Carlos III y socio de Broseta Abogados; Mª Cruz Martín Delgado, jefa de la UCI en el Hospital de Torrejón, presidenta electa de la Federación Panamericana e Ibérica de Medicina Crítica y Terapia Intensiva y presidenta de la Asociación Humanizando la Justicia.

    También Aurora Araujo, decana del Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid; Fernando Chacón, decano del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid; Miguel Ángel Sánchez, presidente del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid; Ángel Sánchez, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Málaga y Paloma Rodrigo, directora de la Asociación Humanización la Justicia.

     

    “No parece justo que los sanitarios españoles después del esfuerzo que están realizando en favor de toda la sociedad, se vean ahora, de forma generalizada, amenazados de resultar implicados en múltiples procesos por razones meramente formales. Cumplir esta petición es una forma de agradecer a los sanitarios el gran esfuerzo que están realizando en favor de la sociedad”, explicó Paloma Rodrigo.

     

    La doctora Martín señaló que “este manifiesto sin querer quitar ningún derecho a ninguna persona, pide que se contemple que las circunstancias en las que hemos trabajado los profesionales sanitarios son excepcionales, la potencial reducción de la calidad de los cuidados que pudiera ser causa para una demanda contra los profesionales sanitarios, no es imputable a estos”.

    Desde su punto de vista “los profesionales han hecho todo lo posible para ofrecer la mejor atención a todos los pacientes con los recursos disponibles”.

    También destacó que se ha intentado ofrecer los mejores cuidados en relación al pronóstico de la enfermedad. “La calidad de los cuidados intensivos se ha visto reducida por una situación de saturación del sistema sanitario y la falta de recursos. Hemos tenido ingresados pacientes en planta que en otras ocasiones hubieran estado en las UCI”.

     

    Pagar por anticipado no es bueno

     

    “¿Cómo vamos a rescatar los millones que hemos anticipado en compra de material a China cuando el material se ha devuelto por defectuoso o inexistente? Eso en derecho administrativo es muy complejo, nunca antes habíamos pagado por anticipado…”, planteó el académico Alberto Palomar sobre la gestión de la crisis.

    Asimismo explicó que “jurídicamente estamos ante una situación en la que no se discute el hecho sino los medios que se han puesto a disposición para su resolución”.

    El catedrático Ángel Sánchez subrayó que el sistema nacional de salud español se ha roto y ha nacido el mando único. “No estamos en un estado de alarma sino ante un estado de excepción, y no hace falta regular más, ya existen leyes que pudieran haber armado la excepción”.

    El encuentro se celebró de forma ‘online’ a través de la aplicación Zoom.

    Por su parte, el decano del Colegio de Médicos de Madrid, Miguel Ángel Sánchez, reconoció que “ha habido ansiedad y estrés ante una nueva enfermedad para nosotros desconocida, con unas condiciones anímicas de máxima angustia, al no tener control sobre la situación a la que hacíamos frente. En este caso ha habido que echar mano a toda la energía que teníamos, ya que, en ningún caso, ningún médico se plantea que este en sus manos la decisión sobre si un paciente vive o no”.

    “Por mucho que se diga que se ha hecho mal por parte de la Administración, sin querer quitarle parte de sus responsabilidades, el único culpable de esto es un microorganismo que es un virus, seamos templados en nuestras valoraciones porque hemos actuado conforme a lo que hemos visto que iba sucediendo”, afirmó.

    Apuntó que “ahora mismo se está debatiendo el pase a una situación de más permisividad y relajo social, pero si observamos los datos de ingresados y hospitalizados en UCI o incluso fallecidos, veríamos que estamos todavía peor que cuando se decretó el estado de alarma y estamos hablando de tomar medidas menos duras. Debemos ser conscientes de que no estamos al final sino al principio de un nuevo estatus como especie”.

    Sánchez hizo un llamamiento a toda la población a ser comprensivos, “esto puede ser el principio de una nueva era no el final”.

     

    Hay que reforzar el sistema sanitario

     

    Sus declaraciones coinciden con la carta que el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem) ha enviado al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruíz Escudero, en la que proponen una serie de medidas para reforzar el sistema hospitalario para prepararse frente a futuras crisis sanitarias.

    El Colegio de Médicos propone al Ministerio de Sanidad y a la Comunidad de Madrid varias medidas para ser estudiadas. Entre ellas destacan potenciar los departamentos de Salud Pública, para promocionar estilos de vida saludable y prevenir pandemias. Junto a ello se reclama un mayor estímulo y respaldo a la investigación en las áreas biomédicas.

    Otras medidas que se plantean son las de mayor inversión en sanidad pública, estatal y autonómica, hasta equiparar el porcentaje de PIB con la media de los países y regiones de nuestro entorno.

    También se reclama material adecuado de protección para los sanitarios (EPIs, mascarillas, guantes, etc.) en cantidad, calidad y homologación, así como considerar el Covid-19 como enfermedad profesional.

    El Colegio de Médicos de Madrid plantea también el uso de las pruebas diagnósticas más fiables del mercado, incluyendo PCR y serologías, para conocer la situación clínica e inmunológica.

    Además, proponen el aumento de camas hospitalarias, con especial atención en UCI, Reanimación y Unidades de Cuidados Respiratorios Intermedios, la renovación de los contratos de los facultativos contratados en la pandemia y la contratación de los residentes que acaban su formación y que sean necesarios para el buen funcionamiento hospitalario.

    Desde esta entidad también se pide la adecuación de salarios al nivel de preparación, formación y responsabilidad y la recuperación de la jornada de 35 horas o aplicación racional de la jornada de 37,5 horas, con reintegro de los más de 200 euros que se nos restan mensualmente de nuestras nóminas.

     

    Efectos psicológicos en los profesionales

     

    Por su parte, desde el Colegio de Psicólogos de Madrid, Fernando Chacón no quiso olvidar de las condiciones en las que se están realizando el trabajo los profesionales sanitarios con dobles jornadas, cansancio, ansiedad, miedo de contagiar a las personas con las que conviven… y seguir volviendo al trabajo cada día.

    “A todos nos gustaría tomar decisiones con pausa y calma, pero muchos profesionales tenían que tomar decisiones con un conflicto moral enorme, porque no tenían más opción”, resaltó.

     

    Para este experto “los efectos psicológicos se trasforman ahora en ansiedad, pero se van a convertir en depresión y estrés post traumático en los profesionales sanitarios, por eso hago un llamamiento a la Administración para que ponga los medios necesarios para los profesionales sanitarios en esta situación”.

     

    También quiso dejar claro y fuera de toda duda, que denunciar a un profesional sanitario entraría dentro de un proceso que psicológicamente se llama “culpabilizar a la víctima”.

    Por último, Aurora Araujo resaltó que durante la pandemia han seguido existiendo otras enfermedades y enfermos a parte del COVID19, por lo que hay que volver a retomar a todos estos pacientes que se dejaron en paréntesis con una patología concreta.

    En este sentido, reclamó el apoyo y soporte de la Administración para este esfuerzo doble, ya que ahora los profesionales sanitarios están agotados.

     

    FUENTE: Confilegal.

    Para acceder al contenido original haga clic aquí.

    Ponte en contacto con nosotros

    Síguenos en redes:

    © 2020 García-Valcárcel & Cáceres Abogados. Todos los derechos reservados.