Slider

    Indemnizada una mujer que tenía un trozo de cemento junto al corazón tras una cirugía

    La Asociación ‘El Defensor del Paciente’ ha informado hoy de que el pasado miércoles se hizo efectivo el pago de 73.810 euros a Doña B.R.D. por daños secundarios a una cifoplastia con un gran riesgo vital para la paciente. En julio de 2015, la paciente indemnizada, Dña. D. B. R., residente en Murcia y de 77 años, sufrió una caída que le provocó una fractura de vértebra. Por ello fue asistida por el Dr. M. C. E., que le indicó una cifoplastia, técnica que consiste en inyectar cemento en la vértebra para mitigar el dolor. Días después tuvo que ser intervenida de nuevo para retirar el objeto.

     

    El medico se dejó un trozo de cemento dentro la paciente durante la operación

     

    La cirugía se llevó a cabo en Murcia el 1 de octubre de 2015 y tras el alta la paciente comenzó a sufrir disnea y cansancio, que no se relacionó con la cirugía hasta que, con motivo de un control, se le realizaron una radiografía y un TAC de tórax en mayo de 2016.

    Con esas pruebas se descubrió que tenía un trozo de cemento de 3 cm de longitud y 1 cm de grosor en la arteria lobar descendente derecha. La situación era extremadamente grave y supuso que la paciente tuviera que afrontar una cirugía abierta complicadísima de extracción del trozo de cemento y que tenía un alto riesgo de mortalidad. Afortunadamente todo salió bien y se pudo extraer la pieza.

    Ahora, según lo obligado en la sentencia de 29 de enero de 2020 del Juzgado de Primera Instancia nº70 de Madrid, la aseguradora del Dr. M.C.E. ha tenido que indemnizar con 73.810 euros más intereses legales a Doña B.R.D. por daños secundarios a esta cifoplastia que supuso un gran riesgo vital para la paciente.

    "Para basarnos en hechos objetivos y no en suposiciones, se debió comprobar si estaba consolidada la fractura y para ello era necesario y forzoso realizar otra resonancia con anterioridad a la intervención. Si se hubiera constatado con la nueva resonancia que estaba consolidada la fractura total o parcialmente, hubiera estado contraindicado la realización de la cirugía de cifoplastia al suponer someter a la paciente a un riesgo excesivo. Por tanto, se realizó la intervención quirúrgica sin conocer si persistía la fractura en fase aguda o en fase sub-aguda", se argumenta en la sentencia.

    "Ha habido incidencias en la intervención que sometieron a la paciente a un riesgo excesivo, sin un diagnóstico previo de lo que estaba ocurriendo en la vértebra, al mediar dos meses desde la resonancia magnética tras la caída y la realización de la cifoplastia, así como a un daño resultante desproporcionado como consecuencia de la presión realizada para inyectar el cemento y por la cantidad de cemento que se inyectó", añade.


    Fuente: El Imparcial

    Ponte en contacto con nosotros

    Síguenos en redes:

    © 2020 García-Valcárcel & Cáceres Abogados. Todos los derechos reservados.