Cádiz: indemnizan a una paciente por una caída que acabó en invalidez

La Audiencia Nacional eleva diez veces el pago que el INSS tendrá que abonar a la mujer por repetidas negligencias médicas. Los hechos se remontan a septiembre de 2010 cuando una gaditana de 55 años de edad, que se encontraba ese día en Ceuta se cayó accidentalmente en un rellano de unas escaleras. 

El Servicio Aragonés de Salud lleva ya tres meses sin seguro para afrontar el pago de los errores médicos

Desde el pasado 1 de abril, el Gobierno de Aragón tiene que asumir todas las indemnizaciones por atenciones deficientes, ya que quedó desierto el concurso para contratar la póliza que garantiza el aseguramiento de todos los profesionales. El concurso para asegurar a los profesionales quedó desierto en marzo. Al estar en funciones, el Gobierno no puede sacar de nuevo el contrato que asciende a más de 3 millones de euros.

La Audiencia Nacional admite a trámite la querella presentada por Afedent contra iDental

El magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, en sustitución temporal de su compañero José de la Mata, juez titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, ha admitido a trámite la querella presentada por Afedent, la Asociación de Usuarios Afectados por Negligencias Médico Dentales, contra el fraude de las clínicas odontológicas iDental.

Sevilla: Condena de 312.000 euros tras una muerte por trombosis no diagnosticada

Un juzgado ha condenado a la aseguradora Mapfre a pagar 318.000 euros a la familia de una mujer que murió tras una trombosis venosa profunda en la pierna que no fue diagnosticada después de que acudiera a un centro sanitario, donde le dieron el alta. Catorce días después, la mujer empeoró súbitamente en su domicilio, perdió la consciencia y falleció.

Indemnizan con 850.000 euros a una paciente por un retraso de diagnóstico que la dejó ciega

La afectada, vecina de Alcantarilla, acudió en varias ocasiones a su centro de salud y a la Arrixaca por fuertes cefaleas y pérdida de consciencia, hasta que sufrió un ictus y tuvo que ser intervenida de urgencia. Las secuelas le impiden atender a sus hijos y participar en sus actividades diarias.

Murió en el Morales Meseguer después de que no se le hiciera ni una sola radiografía

La sanidad pública murciana sostenía que la muerte del paciente fue secundaria a una mala praxis médica.En concreto, se alegaba que ante la "tórpida" evolución del paciente no se le realizó prueba diagnóstica.